El que realiza la personalidad cristiana

Publicar en:  
El que realiza la personalidad cristiana

El cometido propio del Espíritu Santo en la vida cristiana, es ser el que completa, así es cómo el Señor nos lo prometió en el discurso de después de la Cena. El Espíritu completara pues la personalidad cristiana. Si es verdad que una personalidad se expansiona por la conciencia de sí, la posesión de sí y el don de sí, el cometido propio del Espíritu es realizar este desarrollo.  

En efecto, por él adquirimos conciencia de nuestros estado de gracia y de nuestra personalidad cristiana, por él, a pesar de las fuerzas carnales, conseguimos líbranos y poseernos, por él, en fin, por el Amor vivo y personal del Padre y del Hijo, nosotros nos entregamos a Dios en la caridad.

“Es el Espíritu, nos dice San Basilio, el que eleva los corazones, coge a los débiles de la mano, y hace perfectos a los que progresan”  En resumen, el nos convierte verdaderamente en personas, haciéndonos verdaderamente imágenes de Jesucristo.  Jean Mouroux

Comentarios en ésta nota

Comenta esta nota